Ya viene la borriquilla

6 abril 2009 por

El buen tiempo animó a la gente a seguir la procesión del Domingo de Ramos.
El paso de “La Borriquilla” en la plaza de La Antigua.
¡Ya viene, ya viene!, gritaban Cristina y Elena a su paso mientras agitaban las ramas de olivo. No era el primer año que veían ‘La Borriquilla’, pero esperaban impacientes minutos antes de su llegada a la Catedral junto a otro grupo de niños que movían sus carracas y palmas enérgicamente. «Las dos han estrenado algo, como manda la tradición en Domingo de Ramos», señalaron sus madres.

Precedida por 19 hermandades, que no portaron ningún lazo blanco en señal de protesta por la reforma de la Ley del Aborto, ‘La Borriquilla’ salía a la calle un año más en el día más festivo de la Semana Santa vallisoletana. Animados por el buen tiempo, miles de devotos, turistas, pero sobre todo los más pequeños, se congregaron para recibirla.

Especialmente concurrida estaba la Plaza Mayor, donde algunas personas se congregaron en las gradas cercanas a la Casa Consistorial incluso dos horas antes del paso de la procesión. «Hemos venido a las once de la mañana porque nos encanta este día, sobre todo a los niños», afirmó Francisco Álvarez. El olor a incienso anunciaba la llegada de la imagen, que a su paso eclipsaba todas las miradas.

Con rigurosa puntualidad, tres miembros de la Cofradía Penitencial de la Santa Vera Cruz iniciaron el recorrido del desfile, seguidos por la Cofradía de Jesús Resucitado, el Santo Sepulcro o Los Artilleros, hasta completar las 19 hermandades del desfile, con sus respectivas secciones infantiles. «Mantened el orden y acercaos más a la gente», repetían algunos cofrades a los más pequeños, que movían sus palmas con orgullo mientras observaban sorprendidos a la multitud que se agolpaba en las calles para ver la procesión.

Las bandas de cornetas y tambores de algunas cofradías interpretaron temas como el ‘Cristo del Amor’, la ‘Virgen de la Paloma’ o las ‘Sagradas vestiduras’. Los más devotos se emocionaban, los niños seguían agitando sus palmas.

Finalmente, la imagen llegó a la iglesia de la Santa Vera Cruz, donde el arzobispo, Braulio Rodríguez, dio la bendición a los asistentes desde el pórtico. El prelado comparó a los pequeños que agitaban sus palmas con los «niños hebreos que recibieron a Jesús en Jerusalén».

El arzobispo tampoco se olvidó de los más necesitados. «Debéis recordar que hay niños que tienen mucho menos que vosotros». Tras las palabras del prelado, las cornetas y tambores despidieran a toque de ‘Marcha Real’ a ‘La Borriquilla’ que se adentró en la iglesia de la Vera Cruz.

Via | El norte de Castilla.

Artículos relacionados

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información