Se aleja el ascenso directo

17 abril 2009 por

El Club Melilla Baloncesto vence al CB Valladolid y le arrebata el primer puesto.
Una imagen del encuentro.
El CB Valladolid se dejó el liderato en Melilla al caer derrotado por un claro 81-69. Su derrota, unida a la del Lucentum en casa ante el Begar León, alzan a la primera posición de la LEB Oro al Club Melilla Baloncesto.

El partido comenzó con dos equipos muy concentrados, muy metidos en el partido y con pocas fisuras defensivas. El choque entró entonces en una fase de intercambio de puntos, donde Van Lacke por los pucelanos y Fergerson por los melillenses acertaban desde la línea de 6, 25.

Los ataques eran duros pero las defensas más, el juego interior era una auténtica lucha entre Battle y Torres. El CB Valladolid lograba una pequeña diferencia con una canasta de Dumas y cinco puntos seguidos de Baldo lo que provocó que Paco Olmos pidiera el primer tiempo muerto. Pero la sorpresa se la volvió a llevar el equipo local ya que Van Lacke acertaba nuevamente desde los 6,25.

Pero el Melilla Baloncesto no estaba dispuesto a tirar la toalla y cuando finalizaba el primer período dejaron el marcador en 20-22. En el segundo cuarto las defensas se hicieron mucho más intensas si cabe. Ambos equipos taparon perfectamente el perímetro y Melilla decidió jugar por el interior. Armó una muralla defensiva tapando el juego exterior y cerrando perfectamente a los hombres altos de Valladolid.

En ataque los melillenses lograban meter balones interiores y Southall y Waleskowski no los desperdiciaban. Pudieron romper el partido con seis puntos consecutivos, un triple de Óscar González y otro Juanma Ruiz, que hicieron solicitar tiempo muerto a Porfirio Fisac. Al final el electrónico al descanso quedaba en 36-30.

El tercer cuarto arrancó con un conjunto melillense dispuesto a romper el choque, con una dura defensa y una buena conexión entre el juego interior y el exterior, pero una antideportiva del conjunto local volvió a dar alas al conjunto pucelano. Hernández, con siete puntos consecutivos, y dos de Battle ponían un parcial de 0-9 que dejaban el electrónico en 43-41, lo que obligó a Paco Olmos a pedir un tiempo muerto para frenar el ritmo de juego.

Pero el conjunto vallisoletano metió la directa y Baldo, Dumas y Van Lacke engordaban la cuenta visitante con un parcial de 0-13 (43-46). A partir de ese momento despertó el CB Melilla y sacó toda su artillería que desde el perímetro cosió literalmente al conjunto pucelano. Dos triples de Ruiz, uno de Huertas y otro de Ciorciari le devuelven la réplica al conjunto de Porfirio con un parcial de 12-1 que dejó el electrónico en 55-47.

En el último cuarto Hernández se echó al equipo a la espaldo y dos triples consecutivo del base del Valladolid volvieron a meter a su equipo en el partido (55-53 a falta de 8.21). Pero el Melilla se contagió de la fiesta de la grada, y fue encestando triples y dobles hasta situar el electrónico en 69-60 a falta de cuatro minutos, lo que hizo que el técnico vallisoletano solicitara tiempo muerto. Pero de poco sirvieron las lecciones de Fisac. Su equipo caía por 81-69.

Vía | El norte de Castilla.

Artículos relacionados

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información