Un punto es un punto

17 enero 2010 por

El Real Valladolid, dominado por el Racing, empata a uno sin marcar.
Sergio Canales frente a Justo Villar para decidir el empate.
Un punto es un punto, sino que se lo digan a este Real Valladolid tan necesitado de sumar. Pese a un buen inicio, que mejoró más aún con el gol en propia meta de Pinillos, el equipo vallisoletano sufrió mucho sobre el césped de El Sardinero. Finalmente, empate a un gol, un resultado que deja al Real Valladolid con 17 puntos al borde del descenso, y a falta de un partido para terminar la primera vuelta del campeonato.

José Luis Mendilibar sorprendió con su alineación inicial en la que destacó la titularidad del canterano Carlos Lázaro y la presencia de Haris Medunjanin. Tras los primeros quince minutos, en los que ambos conjuntos dispusieron de ocasiones para adelantarse, el Real Valladolid gracias a Pinillos, fue el que golpeó primero. En el minuto 20 Medunjanin botó un córner a media altura, el balón, tras botar en el suelo, impactó en la cara del defensa cántabro y el rebote se coló en la meta defendida por Coltorti.

El gol no amilanó al Racing sino que le espoleó. El equipo verdinegro se hizo con el dominio del esférico pero, pese abrumar con la posesión, no fue capaz de plantarse de manera franca ante Justo Villar. Tras el descanso el guión fue similar, el Racing intentaba sin éxito de todas las formas posibles penetrar en una línea defensiva que hoy fue un muro y en la que todos los jugadores remaron en la misma dirección defendiendo con cabeza y con las líneas muy juntas.

Fue una ráfaga de calidad la que hizo que Canales lograra igualar el partido. Pedro Munitis realizó un buen pase al área blanquivioleta y la joven perla de la cantera cántabra no se lo pensó dos veces: empató el encuentro con una sobria vaselina en el minuto 60 de partido.

El Racing fue a por el encuentro y tuvo varias oportunidades hasta el último minuto del choque. El Real Valladolid por su parte, decidió resguardarse en su área y la decisión funcionó. Finalmente reparto de puntos y alegría en el equipo de Mendilibar, los jugadores transmitieron buenas sensaciones, trabajaron y eso fue lo que les permitió obtener la recompensa.

Alegría también y a raudales, la que embriagó ayer al equipo femenino en los anexos del Zorrilla. El 16 de enero de 2010 pasará a la historia blanquivioleta como el día en el que el Real Valladolid Femenino consiguió la primera victoria de su corta vida, gracias al triunfo por 2-0 ante el Nástic de Tarragona.

Laura.

Laura, autora de los dos goles locales que dieron la victoria al Real Valladolid Femenino.

Dos tantos de Laura aclararon el camino del triunfo. Un camino que había permanecido cerrado desde el primer día que las chicas irrumpieron en los Anexos. Cierto es que los dos equipos llegaban al choque sin una victoria que llevarse a la boca, pero igual de cierto es que los dos suspiraban por ponerse el buzo y escribir el primer capítulo victorioso en su corta existencia.

Lo hizo el Valladolid, porque cometió menos errores que su rival y porque supo aprovechar los regalos de una zaga catalana que dio demasiadas facilidades. Si al primer tanto de Laura en la primera mitad fue gracias a una gran jugada de Sandra, el segundo de la delantera blanquivioleta llegó tras un despeje equivocado de las visitantes al que no pudo negarse la ‘6’ que se marchó ovacionada, al igual que el resto del equipo que entra en la historia del club.

Vía | Canal Pucela

Artículos relacionados

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información