Otra oportunidad desperdiciada

20 abril 2010 por

El Valladolid empata a 0 contra el Málaga y deja escapar otra ocasión.
Diego Costa.
El Real Valladolid ha perdido una nueva oportunidad de salir del pozo tras el enfrentamiento contra un rival directo como es el Málaga. El equipo pucelano cosechó un insignificante punto que, al menos, sirvió para que Clemente continúe al frente del banquillo blanquivioleta sin conocer la derrota.

Pero con este empate, el más perjudicado sin duda ha sido el propio Málaga, que ve complicada su permanencia en primera gracias a la victoria del Tenerife ante el Getafe, que sitúa al conjunto canario a solo un punto del andaluz.

El Valladolid necesitaba ganar, y el Málaga no quería perder, y esta forma de leer el encuentro se vio reflejada en el juego de ambos conjuntos. La falta de creatividad ofensiva y el exceso de celo defensivo en ambos conjuntos convirtieron el encuentro en un aburrido peloteo con contadas ocasiones de gol.

Los de pucela saltaron al campo con ganas de batallar y comenzaron mandando en el encuentro. Con la misma hambre de balón que les hizo ganar al Sevilla, fueron buscando la portería defendida por Munúa, pero la defensa en unas ocasiones, y la mala puntería en otras, consiguieron que el portero local no se inquietara lo más mínimo. Mientras tanto, Jacobo, en la portería de enfrente, se aburría contemplando cómo el balón danzaba de un lado a otro sin acercarse a su área.

Poco a poco, a medida que los minutos iban pasando y el juego continuaba sin levantar un huy en las gradas, la moral y las fuerzas se fueron consumiendo. Mendunjanin, que debutaba como titular con Clemente, volvió a cometer los mismos errores a los que nos tiene acostumbrados en estos casos. Es decir, cuando sale de titular y no como revulsivo en los últimos minutos del encuentro. El bosnio intervino en un par de jugadas, dio un par de toquecitos con el balón y finalmente, se fue diluyendo como la mantequilla hasta desaparecer por completo.

En el centro del campo, el tándem BorjaBaraja dejó de carburar tan bien como en los dos encuentros anteriores y acabaron perdiendo el medio del campo. Fue entonces cuando el Real Valladolid pasó por los peores momentos, y el Málaga aprovechó para tomar el control del partido. Eso sí, sin inquietar tampoco en exceso a Jacobo, gracias en gran parte a la contundente defensa de Sereno, sin lugar a dudas el mejor del encuentro.

Total, que al final la inoperancia y el temor ganaron la batalla al fútbol y el público asistente, como daño colateral, fue el único perjudicado en los 90 minutos de tedio que ambos conjuntos ofrecieron. Algo que no es muy normal para unos equipos que se juegan la permanencia, y que cada vez tienen menos tiempo para remediarlo. Sobre todo para el Valladolid, que ahora se encuentra a 4 puntos de la linea de salvación que delimita el Málaga, con 33 puntos.

Vía | La-crónica.es.

Artículos relacionados

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información