¡Lamentable!

29 marzo 2010 por

El Valladolid cae ante el Xerez haciendo el más absoluto de los ridículos.
Xerez 3 - Real Valladolid 0
A pesar de que todavía restan 9 encuentros, a pesar de que solo nos serparan cinco puntos de la salvación, al Real Valladolid más le vale que vaya pensando en cómo afrontar la próxima temporada en segunda división. ¡Porque a esto no lo salva ni Diós!

El juego que desarrolló ayer el Real Valladolid me dio una sensación de Dejavú demasiado familiar e indigesta. Y es que el Real Valladolid volvió a ser esa entidad sin ánimo, sin ganas, sin saber a qué jugar. El mismo ¿equipo?, no. El mismo grupo de personas, que visten igual pero que van cada uno por su lado.

Los blanquivioletas se pasaron corriendo cual pollo descabezado detrás de un Xerez, que nos barrió literalmente del encuentro desde el minuto 2. Y todo porque el plantel defensivo que llevaba dos jornadas sin encajar goles, ayer no se entendió, no se enteró, o no quiso hacerlo, y en la primera ocasión en que el Xerez se acercó a la puerta de Justo Villar, dejaron libre a Víctor Sánchez para que anotara el primer tanto.

Después hubo treinta minutos de nada. De nada en absoluto. Sin ataque, sin defensa, sin ocasiones… hasta que en el minuto 35 Michel subía el 2 a 0 al cabecear una falta. Ya en la segunda parte Onésimo retiró del terreno de juego a un insulso Pelé que nada hizo en la primera parte, y saco a Mendunjanin buscando un revulsivo que animara el partido. Y funcionó a medias, ya que el Valladolid se mostró con algo más de brío.

Manucho, desperdició la mejor oportunidad que tuvo el Valladolid de acortar distancias, pero al que ya se le puede bautizar oficialmente como “Malucho” decidió estrellar el balón contra el portero del Xerez cuando se quedó sólo ante él tras un pase bien servido por Borja. Me sigue pareciendo increíble que a ese elemento le llamen delantero. Hasta el título de jugador de fútbol le viene grande.

Y como en todos los partidos del Valladolid parece que se está poniendo de moda la polémica arbitral, en este no iba a ser menos. Mario Bermejo cayó dentro del área cuando intentaba driblar a Justo Villar y Pérez Burrull decreta la pena máxima y la expulsión del cancerbero blanquivioleta. Mira que vi veces la repetición, y en ningún momento me pareció que Villar siquiera rozara al jugador del Xerez.

Con 20 minutos por delante y con Haris Mendunjanin bajo los palos (ya que One había hecho uso de todos sus cambios), ahí acabó el partido para el Valladolid. En el lanzamiento del penalti ni que decir tiene que Haris, ni tan siquiera olió por dónde le vino la pelota. Por suerte, lo que restó del partido no tuvo necesidad de intervenir. Al fin y al cabo, el Xerez acababa de sentenciar el encuentro y no era plan de hacer leña del árbol caído.

Vía | Canal Pucela.

Artículos relacionados

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información