Especial Villalar 2009

24 abril 2009 por

Miles de personas toman Villalar para celebrar el día de la comunidad.
Fiesta en la campa de Villalar.
Más de 26.000 personas se dieron cita en Villalar de los Comuneros para celebrar -con dulzaina, bandera, tortilla y silla plegable de por medio- el Día de la Comunidad, en lo que ha resultado una de las celebraciones más multitudinarias de los últimos años. Sobre todo si se compara con la concentración del 2008, la más cercana, en la que la lluvia deslució la fiesta.

Lo de ayer fue otra cosa. Con un tiempo de visera y manga corta, las costuras del término municipal de Villalar de los Comuneros (con apenas 457 vecinos, según el último padrón oficial del INE) estuvieron a puntito de explotar. Y no sólo por la gran afluencia de personas, también por las de coches.

Más de diez mil vehículos, cientos de motos y cincuenta autobuses, según los cálculos de la Guardia Civil, que taponaron los accesos a la localidad y desbordó no sólo las previsiones, sino también la paciencia de muchos conductores.

El presidente de Castilla y León Juan Vicente Herrera.

Los actos institucionales contaron con la presencia del presidente de la Junta de Castilla y León Juan Vicente Herrera.

A media mañana, el sufrido automovilista -deseoso de fiesta- debía tirarse hasta una hora delante del volante para poder llegar a la campa. Las retenciones en la carretera VP-6601eran tan gigantescas que la Guardia Civil se vio obligada a impedir el camino hacia Villalar y devolvía a los vehículos a la autovía A-6 para que tomaran la salida 196, por Marzales.

Ésta era la ruta recomendada por los paneles de Tráfico pero, ¡ups!, por allí también había retenciones. Y tremendas. Una hora de caravana y de avance de caracol, complicada aún más por los muchos conductores que ,hartos de la espera, decidieron dejar su coche mal aparcado en la cuneta, en mitad del arcén o incluso en el medio de unas tierras de labor y proseguir andando hasta el cogollo de la fiesta.

Una vez aparcados, comuneros todos, aunque con el bolsillo menos generoso que en años anteriores. Fiesta, pero controlando el parné. Ahí van unas cuantas declaraciones que lo demuestran: «La crisis ha traído a mucha gente para participar en las protestas, hay más gente que otros años, pero la crisis también está haciendo que gaste menos», comenta Conchi Minayo, tesorera de Izquierda Castellana.

Campistas en Villalar.

Cientos de jóvenes acamparon en Villalar desde la noche anterior, momentos en que la fiesta ya había comenzado.

La estrella, la caña. Acompañada de lomo, tortilla o chorizo. En la pizarra se cantan los precios. Un euro el vaso de calimocho, 1,5 la caña. 3,50 el cubata. A las 15.00 horas, el mogollón no estaba tanto en la campa como en los alrededores. Los más jóvenes, en la zona de acampada. Muchos -cerca de tres mil personas- llevaban desde el día anterior. Allí pasaron la noche y a mediodía seguían con la tienda montada y botellas vacías alrededor, con los ojos de resaca medio cerrados y un bocadillo a medio terminar.

Y los más veteranos, junto al coche, en las grandes explanadas habilitadas como gigantesco aparcamiento. Allí estaba la mayoría, con el maletero trasero abierto y la mesa de camping al lado. Familias enteras y grupos de amigos hincándole el diente a la tortilla y el choricejo, probando puntería con la bota de vino y echando la siesta o una partida de cartas a la sombra de un paraguas y una bandera republicana o castellano y leonesa como improvisado toldo.

Una de las curiosas protestas en el día de Villalar.

La crisis económica fue una de las protestas más generalizada, en un día de fiesta con gran tradición reivindicativa.

La Delegación del Gobierno destacó la «normalidad» con la que transcurrió la jornada, en la que no hubo que lamentar ningún incidente, salvo alguna «sonora» protesta protagonizada por el sindicato CGT que aprovechó la lectura del Manifiesto para lanzar diversos petardos que metieron en un bidón para así hacer más ruido, según informa Europa Press.

La organización solidaria Cruz Roja desplazó a cincuenta voluntarios y tres ambulancias, que tuvieron que intervenir por cortes, mareos por el calor e intoxicaciones etílicas, sobre todo durante la noche anterior, con fuegos artificiales, verbena y discomovidas en la campa.

Vía | El norte de Castilla.

Artículos relacionados

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información