Enfermos en el pasillo

7 marzo 2009 por

Gripe, ingresos masivos y el Nuevo Río Hortega provocan el colapso del Clínico.
Entrada al Hospital Clínico Universitario
Pasar la noche en urgencias es una situación ya de por sí dura e incómoda, pero puede llegar a ser mucho peor si el servicio está colapsado y la gente que debe ser ingresada tiene que esperar en los pasillos en una cama.

«Es una realidad denunciable. No se puede tratar así a los enfermos ni a sus familiares». Así lo reconoció uno de los usuarios del hospital que pasó la madrugada de ayer en este servicio del Clínico, donde 18 personas esperaron toda la noche en urgencias a ser ingresadas.

El centro hospitalario está al 100% de ocupación, y sus urgencias, colapsadas. No hay camas libres, según confirmó Sanidad, y eso evita que los pacientes puedan pasar de la zona de observación de urgencias a planta.

Las razones son varias. Según el Sacyl, es una situación puntual producida por un pico de pacientes, algo habitual en algunas épocas de invierno. A ello se suma un número de ingresos nada habitual, ya que los 18 contabilizados suponen el doble de lo habitual, según fuentes sanitarias.

Para el Sindicato de Auxiliares de Enfermería (SAE), la realidad es diferente. De hecho, afirma que una de las razones principales de la saturación es que en la tarde del martes hubo «ingresos masivos» de pacientes para ser operados fuera del horario laboral de los médicos y conseguir reducir así la lista de espera, lo conocido como peonadas.

A eso se suma que, con la redistribución de las zonas de influencia de cada centro hospitalario tras la apertura del nuevo Río Hortega, el Clínico debe atender 20.000 tarjetas sanitarias más «con las mismas instalaciones y el mismo personal», denunció el sindicato.

Sea de una forma u otra, los realmente afectados fueron los pacientes. «Mi padre ha pasado toda la noche en una consulta porque tenía que estar aislado y ha habido un momento que casi no podía entrar a verle porque las camillas con gente tapaban la puerta», afirma otra usuaria.

Según varios afectados, durante la noche llegó a haber más de seis personas en los pasillos y la lista de espera para ingresar era de 14 personas a las 11.00 h. Aunque la situación mejoró a lo largo del día, a las 17.00 horas aún quedaban tres pacientes sin cama desde la madrugada.

La saturación del Clínico se comprobaba también en la sala de espera. A lo largo de la mañana, los pacientes tuvieron que armarse de paciencia y esperar más de media hora para ser atendidos en urgencias. Las colas para tomar los datos llegaron en algunos momentos a las diez personas y la afluencia era tal que la sala de espera no contaba con asientos libres.

Vía | Diario 20 minutos.

Artículos relacionados

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información