El futuro "Amenabar" vallisoletano

19 marzo 2009 por

Esteban Gil, con once años, ya ha ganado su primer premio cinematográfico.
Esteban Gil
Con siete años decidió que lo suyo era el cine; con ocho, probó lo de ser actor, y ahora, con once, ha irrumpido en el mundo del corto con una galardonada ópera prima: Esteban Gil, estudiante de Primaria, entra en escena.

No es fácil constatar si con esa edad es el director de cine más joven de Europa, pero sí que es uno de los que más claro tiene su futuro, tras probar las mieles del éxito con tres cortometrajes en los que ha participado como actor y dos que ha sacado adelante solo como guionista y director.

«El cine es una cosa más de la vida, como comer y dormir», reconoce el pequeño cineasta, que tiene como ídolos al actor Arnold Schwarzenegger y al realizador Jonathan Mostow.

Con sólo siete años descubrió que lo que veía en la gran pantalla podía ocupar su vida. Al Séptimo Arte se aproximó poco después por primera vez con la participación como actor en un corto para una asignatura.
Tan lejos ha llegado su convencimiento, que ha conseguido convertir su colegio, el Gonzalo de Berceo de Valladolid, en una especie de productora cine.

Para grabar su último corto, al que ha llamado Jonan Brothers, realizó un casting en el patio de recreo para contar «con los mejores actores», según cuenta con voz firme. «A mis mejores amigos les encanta que sea famoso porque les abre puertas, pero a otros no tanto, porque tienen más envidia y me dicen que me van a ganar haciendo otros cortos».

Precisamente, un cortometraje con la capital vallisoletana como protagonista le permitió alzarse con el primer premio de la Muestra de Cortometraje Escolar de Castilla y León. No sólo sus compañeros, sus padres y su hermana pequeña también han ejercido de actores en el reparto del cortometraje que Esteban ha dedicado a Valladolid, en el que relata la historia de unos reyes franceses de principios del S. XVI que visitan de noche su catedral, a pesar de que Colón les advierte del peligro que corren.

«Creo que en la vida hay pocas cosas fáciles, pero como hace lo que le gusta y con ilusión, le apoyaremos», ha explicado su padre, Esteban Gil, porque «ya está encaminado y lo que le gusta es esto, así que lo acompañaremos», sentencia su madre, Ana Simón.

Esteban, que cumplirá 12 años el próximo 27 de marzo, reconoce que su afición por el cine no le lleva a descuidar sus estudios, que saca adelante «con notables y sobresalientes», que le ayudarán a estudiar para director, actor y guionista.

Vía | Diario 20 minutos.

Artículos relacionados

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información