29 de Octubre tiene los días contados

7 enero 2010 por

Se ultima la demolición de la barriada de Pajarillos para levantar 850 pisos.
Vista de la barriada 29 de octubre.
Tras la desaparición del gueto de La Esperanza en el 2003, el ayuntamiento se ha marcado ahora el objetivo de eliminar del mapa de la capital uno de los últimos reductos de infravivienda, que nacieron al calor de la Fasa, allá por los 60.

Un polígono de 570 pisos situados en pleno corazón de Pajarillos, entre las calles Villabáñez y Cigüeña, y que desde hace años arrastra un cartel de marginalidad alimentado por el trapicheo de droga. La barriada del 29 de Octubre tiene los días contados.

El Ayuntamiento de Valladolid, a través de la concejala de Urbanismo, Cristina Vidal, acaba de comunicar a la asociación de vecinos La Unión el inicio del proceso para acabar con muchos años de penurias y degradación. Este año el Consistorio aprobará la modificación del PGOU para demoler este decrépito barrio y levantar en las cinco hectáreas de terreno que ocupa un nuevo 29 de Octubre, pero del siglo XXI.

Aunque desde el 2006 se viene dando vueltas a este proyecto, el encuentro mantenido a finales de diciembre ha traído novedades. El derribo de estas paupérrimas casas de ladrillo cara vista se hará de una sola tacada y no de forma escalonada como se anunció en un principio.

La principal consecuencia de esta decisión será una operación de realojo masiva de todos sus habitantes en pisos de alquiler de la ciudad durante los seis años que dure la reconstrucción. La idea del equipo de León de la Riva es comenzar las obras a finales de este año, de manera que en el 2015 o 2016 los residentes puedan regresar a casas decentes y no a los tugurios donde muchos sobreviven ahora, comidos por los tentáculos de la humedad y rodeados de cucarachas.

La Concejalía de Urbanismo ya tiene hechos los números y cuenta con el aval de la nueva Ley de Urbanismo para poder afrontar el proyecto. Se construirán 850 viviendas en bloques de cuatro o cinco alturas con garaje y trastero. El coste de esta nueva urbanización alcanzará los 80 millones de euros, de los cuales 35 vendrán de subvenciones directas del Gobierno de España y de la Junta de Castilla y León.

La fórmula con los propietarios afectados será la siguiente. Un residente que ahora tenga una casa de 40 metros y solicite una nueva de 60 pagará los 20 metros de diferencia al precio de VPO que esté vigente en el momento de la entrega de su nuevo hogar. Los cálculos realizados por Urbanismo arrojan que un 50% de los dueños, la gran mayoría con rentas que no superan los 811 euros al mes, optará además a una plaza de garaje y a un trastero.

La venta de los 280 pisos de excedente que saldrán en los de nueva edificación también servirá para financiar la inversión. Incluso se plantea crear un bulevar comercial para sacarle rendimiento económico. Respecto al pago de los alquileres del realojo, el Ayuntamiento de Valladolid confía en que se pueda solucionar a través de las ayudas y subvenciones públicas contra el chabolismo y la infravivienda, de manera que no suponga ningún desembolso para los afectados.

Vía | El norte de Castilla.

Artículos relacionados

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información