El Calderón fue una fiesta

20 marzo 2010 por

La Oreja de Van Gogh deleita a sus seguidores con sus temas de ayer y de hoy.
Leire, vocalista de LOVG.
Más de mil personas pudieron disfrutar de la fiesta en la que se convirtió el Teatro Calderón de la capital, gracias al concierto de La Oreja de Van Gogh, que llegaron a esta sala el pasado Jueves dentro del ciclo “Valladolid vive la música.

¡Hasta el alcalde se dejó llevar por el ritmo de la agrupación donostiarra, brincando y dando palmas como un adolescente! Y es que si de algo pueden presumir los integrantes de LOVG, es de no haber perdido la esencia de su música a pesar del cambio de su vocalista.

saludo de LOVG.
Leire Martínez aporta al grupo una frescura y una simpatía dignas de mención. La joven vocalista se ganó al público con sonrisas, miradas cómplices, guiños y lanzamiento de besos. Incluso una niña pequeña, subió al escenario para recibir el suyo personalmente.

“¡Guapa, guapa!”, la coreaban continuamente desde todos los rincones de la sala, a medida que iba desgranando las canciones con las que debutó en la formación (“El último vals”, “Europa VII”…), intercalándolos con temas de la anterior etapa del grupo, como “Rosas” o “Puedes contar conmigo”.

Uno de los momentos más emotivos de la gala fue cuando el grupo dedicó el tema “París” (“dime dónde has ido, dónde esperas en silencio, amigo”) a la memoria del escritor Miguel Delibes. Pero sin duda, el momento cumbre fue cuando Leire, acompañada únicamente del piano, comenzó a entonar “Si fuera más guapa y un poco más lista si fuera especial si fuera de revista…”

Las pocas voces que querían acompañar a la cantante fueron silenciadas y un respetuoso silencio comenzó a inundar la sala. Algo mágico ocurrió en el Calderón a medida que la melodía de “Jueves” se iba desarrollando. “…ya estamos llegando, mi vida ha cambiado, un día especial este 11 de marzo…”. Y con las últimas notas musicales del tema, el silencio se vio roto con un clamoroso aplauso.

Tras este tema, los donostiarras arrastraron al público al desenfrenado ritmo de “Pop”, con el que toda la sala se puso en pie, y así permaneció hasta el final del espectáculo. Con el tema “La playa” se puso fin a más de hora y media de ritmo y música, y en ese instante el proscenio del escenario se llenó de vallisoletanos deseosos de tocar a sus ídolos. Xavi, Harit, Álvaro, Pablo y, por supuesto, Leire, se prestaron al saludo, concluyendo así un concierto memorable.

Imagen de cabecera | El norte de Castilla.

Artículos relacionados

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información