Atila Málaga

22 febrero 2009 por

El Real Valladolid es aplastado en el imparable ascenso del Málaga por la tabla.
Goitom pujna por un balón entre el portero y otro jugador del Málaga
El Real Valladolid se suma a los equipos que han caído este año ante el equipo revelación de la temporada. El Málaga comenzó bien temprano ha demostrar por qué se encuentra en puestos de UEFA.

En el minuto 7, tras un primer rechazo de la defensa blanquivioleta, el delantero malagueño Albert Luque marcó el primer gol del partido. A partir de ese momento el Málaga campó a sus anchas por Zorrilla, mientras que un Valladolid sin ideas deambulaba de un lado a otro del campo persiguiendo el balón.

En el minuto 26, un balón perdido por Pedro López propicia el penalti de Iñaki Bea sobre Eliseu, que el especialista del Málaga Apoño transformó con un contundente disparo desde los once metros.

Durante los siguientes minutos de la primera mitad, si el Málaga no vio aumentada su diferencia no fue precisamente por el juego del equipo local, si no mas bien por un factor de suerte. El mismo que le faltó al Valladolid en la segunda parte.

Al comienzo de la segunda mitad, un contragolpe del equipo andaluz nos hizo creer que el partido iba a seguir por los mismos derroteros, pero el Valladolid demostró una vez más que sólo sabe jugar al futbol cuando tiene el marcador en contra.

El Valladolid comenzó el asalto a la portería del Málaga, y la sometió a un continuo bombardeo. Hasta siete veces consecutivas llegaron a lanzar los jugadores vallisoletanos contra la portería malagueña sin obtener resultados. El balón se encontraba con el palo, con el travesaño o salía por la línea de fondo.

Mendilibar realizó los cambios, y colocó a dos delanteros. Goitom y Oldoni, el fichaje de invierno del banquillo blanquivioleta, que por fin pudo disponer de minutos de juego. ¡Y los aprovechó! En su primera intervención, un balón rechazado se transformó en las botas del jugador brasileño en un misil que se estrelló contra el larguero; y de su cabeza salió el único tanto blanquivioleta del partido, tras un gran centro de Pedro López.

Tras el tanto, la hecatombe. Megía Dávila, el colegiado en un discutible estado de forma para pitar en primera (aunque no seré yo el que lo llame gordo), también quiso tener su minuto de gloria en el partido. Bajo indicaciones del cuarto árbitro, y sin motivo aparente, expulsó del encuentro a tres miembros del equipo técnico vallisoletano: Pablo Grande, médico; José Luis Mendilibar, entrenador y Ángel Félix, segundo entrenador.

Tras esta carnicería en el banquillo llegaría el tercer tanto malagueño por mediación de Nacho, que aprovechó al máximo un balón en profundidad para sentenciar el encuentro. Los esfuerzos del equipo blanquivioleta por remontar resultaron infructuosos, y ya fijamos la vista en el próximo partido que nos llevará a Valencia, sin Mendilibar en el banquillo, y sin segundo entrenador.

Imagen | Canal Pucela.

Artículos relacionados

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información