Velluters se harta de la prostitución

1 septiembre 2011 por

Los vecinos de Velluters se plantean denunciar al Ayuntamiento
Los vecinos de Velluters ya no soportan lo que rodea a la prostitución que tanto abunda en sus calles. Peleas, discusiones, insultos, preguntas inoportunas a menores, etc. se han convertido en algo habitual desde hace unos años. Están tan cansados de la situación que los vecinos de una de las fincas de la plaza del Mercado Central, la número 3, han decidido tomar medidas drásticas.

Lo primero que planean es colgar pancartas de los balcones cerca del centro turístico, para intentar que el Ayuntamiento reaccione. Si no funcionaran, que es lo que creen que pasará, emprenderán acciones legales. Tienen previsto denunciar al Consistorio por inacción o dejación de sus funciones.

Óscar Carbó, presidente de la comunidad de vecinos de la plaza Ciudad de Brujas, ha explicado su postura, “el Consistorio es sordo y sólo actúa a golpe de sentencias. El barrio se está convirtiendo en un guetto a escasos metros del Ayuntamiento. Ha contado que a un amigo suyo le robaron en el portal cuando iba a visitarle y que “el otro día me contaba uno que sus hijas no pueden venir solas del cine, por la noche, porque les paran por la calle y les piden el precio, es muy desagradable”.

Cree que la presencia policial es escasa y se limita a dar alguna vuelta por el barrio. Con eso consiguen que las prostitutas se vayan, pero solo un rato. Considera que las medidas que plantean son la única manera de que nos hagan caso porque sólo atienden a ese tipo de requerimientos.

Los comercios de la zona, sin embargo, no parecen tener ningún problema. Dicen que están por la noche y cuando ellos abren ya no hay prostitución.

Vía | Levante-emv
Foto | Flickr-Heatherontravels

Artículos relacionados

0 comentarios en el artículo

  1. SO. ANDRÉS CASTELLANO MARTÍ.

    Que la prostitución es tan antigua como el ser humano –esto nadie lo duda.
    Que el ser humano necesita deshogar sus instintos sexuales, –también es una realidad.
    Por lo tanto todos aquellos que no encuentran en el matrimonio su desahogo, o no están casados, lógicamente buscan la solución en la compra del placer. Sumando a los anteriores un ejercito mayor de degenerados que necesitan cura en la sexualidad –o en los siquiátricos.
    Lo que ya no está tan claro en nuestros días es el resultado que hemos logrado por un lado dando solución a la necesidad de ganar dinero, el ganar dinero fácil en muchas españolas dedicadas a la prostitución. Cuando apenas hace unos años muy pocas ejercían esta profesión pues se dignificó a la mujer. Y cuando casi se logra totalmente dignificar a la mujer española, se nos llena España de mujeres extranjeras que es una vergüenza allí donde se las ve.
    Pues no es correcto en la España actual en donde todos los políticos presumen de éticos, no es correcto que todas las ciudades españolas sean burdeles callejeros. Incluso hemos convertido en leyenda urbana el hecho de que España sea una mina de oro para las prostitutas de todo el mundo.
    Y así estamos en estos momentos, viendo a todas luces como el primer negocio y más rentable para los mafiosos de todo el mundo es el de explotar a las mujeres en la prostitución española. Vemos pisos llenos de extranjeras que por las noches se las saca a trabajar, y por la mañana se las recoge; a ellas y sus ganancias. Y si todo esto se permite, seguro que detrás tenemos a un mafioso nacional o extranjero recogiendo las ganancias. Y todo a costa de la dignidad de las mujeres. ¡triste España!

    So. Andrés Castellano Martí. Gracias.

  2. Belén

    Andrés, de acuerdo contigo en todo, excepto en que sea una forma de ganar dinero fácil. Para la inmensa mayoría es un trabajo muy duro. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información