La huerta frente a la Ciudad de las Ciencias está abandonada por los robos

4 julio 2010 por

La huerta frente a la Ciudad de las Ciencias está abandonada por los robos
Una bicicleta y un cesto o un carro de la compra atado atrás son suficientes para robar las huertas cercanas a la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Por suerte los caminos son tan estrechos que no permiten el paso de furgonetas. Sin embargo, parece que el daño que hacen los ladrones ciclistas es suficiente para que muchos agricultores hayan dejado de cultivar sus huertas.

El aspecto abandonado que presentan no es por falta de interés sino por desesperación. El presidente de la Asociación Vecinal de Font d’En Corts, Vicente Tomás, explica muy claramente lo que les duele ver sus campos así, “porque amamos la huerta y nos sabe muy mal que la gente pueda pensar que no se cuidan más los campos porque no queremos. Nada de eso, es porque estamos cansados e indignados de ver cómo nos roban a diario y no podemos hacer nada. Nos sentimos impotentes porque si encima te atreves a decirles algo, te plantan cara, te dan una paliza, y se quedan tan panchos“.

La solución sería contar con mayor vigilancia, pero mientras no la haya muchos han optado por cultivar sólo para su propio consumo y dejar el resto de la huerta en permanente barbecho. Aún así y con alambradas y rejas hasta en las casas de labranza, muchos no consiguen conservar los frutos.

Tomás tiene la solución, “si el Ayuntamiento de verdad quisiera conservar la fama de Valencia como tierra de flores, lo que debería de hacer es apostar por huertas como la nuestra. Hacer de embajador, llevar nuestros productos por todo el mundo y poner medios para que no nos roben. No es de recibo que nos comamos los tomates, por ejemplo, de Marruecos, teniéndolos en casa. No queremos que se acuerden de nosotros sólo en días como en el que se agasaja a las mujeres agricultoras en Mercavalencia, sino todo el año”.

En nuestra mano está no comprar hortalizas de las que sospechemos que han sido robadas. Cada uno puede aportar su pequeño granito de arena.

Vía | Las Provincias
Foto | Flickr-Bezembinder

Artículos relacionados

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información