Foc Stot. Falla en último (IV)

8 marzo 2010 por

Foc Stot. Falla en último (IV)
El hecho de convertir el Stot de paja en repelente de las aves se debe a la cuestión mágica de la propia –Bocha, ya la gracia del valenciano para maldecírla, además de lo deseado en la cartela que del cuello se le cuelga. Pues allí donde se meta el Stot con Bocha Fel, repele todo lo negativo que al campo le pueda ocurrir mientras lo positivo se desarrolle. Razón por la cual cuando la cosecha en positivo ha sido recogida al Stot se le da fuego y se quema, pues de no hacerlo las aves no acuden y no desparasitan de nuevo la tierra. Para proteger la siguiente cosecha se hace otro Stot con –Bocha Fel. A cada cosecha le corresponde un Stot. Como la cosecha de trigo es anual, anual es la quema del Stot.

Cultivada la cosecha y hecha la recolección el –Stot– no puede quedar plantado ni puede guardarse en ninguna parte pues esta se puede malograr, razón por la cual inexorablemente ha de ser quemado, en cuyo momento al labrador valenciano que ha sido intachable en su conducta la –Lley de Ma–, Ma Lley–, Ley de la Huerta, Ley del agua y del fuego le brinda su inmensa justicia de forma gratuita y eficaz; le brinda la opción de solicitar y recibir justicia de todas aquellas cosas que en injusticia se le hayan hecho, siempre que él haya sido justo.

Si el labrador toma la cartela del –Stot y en ella graba en –Espardeña – su demanda de justicia, el –Stot queda bautizado de –Ninot. Si a este –Ninot se le da fuego, la Ley de la Huerta se activa a favor de quien siendo justo hace la petición. La Ley de la Huerta, Ley del Agua y del Fuego se encarga de que la justicia solicitada se cumpla. Y sí; –que nadie lo dude – dicha justicia siempre se cumple.

Lo hecho se convierte de esta manera en el arma más potente que a un huertano en su defensa se le puede dar, siempre que se defienda de sus injustos enemigos y siempre que él sea Home. Si el huertano –siguent Home – maldice a todos aquellos que le han perjudicado, la Ley de la huerta, los Usos, ponen en manos del huertano en demanda de justicia, –La de la Huerta – toda su realidad, la cual puesta en marcha nadie para ni en humano ni en divino.

Más información | Foc Stot. Falla en último (III)
Foto | Flickr-GJ Family

Artículos relacionados

0 comentarios en el artículo

  1. SO. ANDRÉS CASTELLANO MARTÍ.

    En todos los tiempos quienes llegaban a estas tierras notaban con asombro la paciencia con la cual los naturales soportaban las injusticias, ante las cuales y en humano no mostraban ninguna reacción. Entendiendo de normal que los valencianos eran gentes pacificas, sumisas, que les hicieras lo que les hicieras todo te lo soportaban. Incluso muchos apreciaron este fenómeno como propio de gentes atrasadas y anuladas. Y dado que los naturales mantenían en silencio sus creencias, que a nadie enseñaban, y de ellas no escribían, no era posible saber el por qué de su comportamiento.

    Lo que todos ignoraron fue que los valencianos tenían y usaban a su favor la Ley Natural, que sin ningún esfuerzo humano ni ningún concurso de gentes, de ser activada contra quienes de ellos abusaban, dejaba en mantillas a las más despiadadas leyes humanas que imaginar se pudieran. Solo comparables a las aplicadas, según la Narración Bíblica, a la penada por los primogénitos.

    Y esta ley una vez al año quedaba a su libre disposición para de forma taxativa vengar todas las injusticias que hubiera sufrido el natural creyente valenciano. La Ley de Ma por medio del Foc Stot los entes espirituales la aplicaban a la estirpe de todo aquel que hubiera abusado de un valenciano y este no lo perdonara.

    So. Andrés Castellano Martí. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Enlaces a esta entrada

  1. Valencia - Foc Stot. Falla en último (V) 9 marzo, 2010

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información