Descuideros en el viejo cauce

3 julio 2011 por

Robos al descuido en el viejo cauce del Turia
Supongo que todos sabemos que la Malvarrosa y otras playas de la ciudad y alrededores son territorio de los descuideros. Cuando la víctima está relajada tomando el sol o ha ido a bañarse dejando sus pertenencias en la arena, estos amigos de lo ajeno aprovechan para llevarse en un segundo bolsos, móviles, carteras o cualquier objeto que pueda tener algún valor. Se acercan mucho a la persona si es necesario.

Pero, la playa se les debe haber quedado pequeña y ahora actúan también en el viejo cauce del Turia. Las víctimas más propicias son las parejas o chicas jóvenes. Aprovechan una pequeña siesta o un momento de intimidad para acercarse reptando. Con una toalla tapan el objeto elegido y rápidamente se lo llevan. Actúan por la tarde, a la hora de la siesta, y por la noche.

La Policía Local estima que hay entre dos y tres robos diarios por este método en el cauce. Sospechan de una banda de nacionalidad marroquí y se les ha visto escapar en bicicleta. La semana pasada se detuvo a uno de estos ladrones con cinco teléfonos móviles encima.

La forma de protegerse es llevar el menor número de objetos posibles e intentar no perderlos de vista en ningún momento. Pero, como decimos se acercan mucho, amparados en la oscuridad y la falta de atención de las parejas, por lo que pueden robar hasta un móvil que tengas a mano y teóricamente a la vista.

Vía | Levante-emv
Foto | Flickr-Failurez

Artículos relacionados

0 comentarios en el artículo

  1. SO. ANDRÉS CASTELLANO MARTÍ.

    Es máxima antigua que tanto los Buenos como los Malos, todos son innecesarios. Lo necesario no es el bien o el mal; lo necesario es lo en equilibrio justo. Y cuando se gobierna en justicia cada cosa ocupa su sitio y todo se atiende. Y la sociedad en consecuencia no sufre traumas.
    Pero en esta nuestra España en último, nos hemos pasado de buenos, y hemos extendido el eslogan de que aquí todo el mundo vive. Aquí si trabajas vives; y si no trabajas también.
    Y que es lo que pasa; pues llana y sencillamente que tenemos una población flotante y anónima que no es nuestra, pero que nadie controla ni atiende, que vive por un lado de las ONG, y por otro de lo que pilla.
    Y siendo todo esto casi desconocido en las décadas anteriores, ahora lo dicho ya es pandemia. Ahora todos los aparcamientos en la calle los ves llenos de cristales rotos de coches que han sido robados en su interior. Ves farolas que no iluminan pues se les ha robado su instalación. Ves escaparates rotos para robar lo expuesto. Ves a cientos de personas a las que les han robado el bolso o la cartera, o la casa. Ves injusticias a miles fruto de la bondad anterior que no puede ser atendida.
    Y lo malo es que en todas partes (extranjero) se vive la leyenda urbana de que aquí en España los delincuentes están protegidos por la justicia. Y me temo que finalmente la leyenda urbana se ha convertido en realidad.
    So. Andrés Castellano Martí. Gracias.

  2. Belén

    Andrés, sin duda es realidad, les pillan robando, entran en comisaria por una puerta y salen por la otra. Si el hurto no llega a una mínima cantidad no es delito, si no han cumplido 18 años no les pasa nada y si has matado pero quieres ser madre se te deja salir y se te financia un tratamiento de fertilidad, ¡faltaría más!. Así nos va. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información