Cada vez hay más gorrillas en las calles de Valencia

11 julio 2010 por

Cada vez hay más gorrillas en las calles de Valencia
Los gorrillas son las personas que están en la calle señalando las plazas de aparcamiento libre a cambio de unas monedas. Hace unos años sólo estaban en las zonas más concurridas, alrededor de hospitales, centros comerciales o en eventos de mucha afluencia. En esos casos podrían incluso ser una ayuda para el conductor que no quiere perder el tiempo dando vueltas.

Pero últimamente están por toda la ciudad y cada vez en mayor número. Incluso se les ve en las zonas azules en las que hay que pagar por aparcar y darle la propina al gorrilla de turno. El paro y los beneficios que obtienen, parecen ser la causa de esta invasión. La solución según la policía sería que el ciudadano se niegue a pagar y así desistirían, pero pocos se atreven ante la velada amenaza de encontrarse el coche destrozado a la vuelta.

Es cierto que en la mayoría de los casos no hacen nada si no reciben dinero, pero hay algunos grupos violentos. Están controlados por la policía que se siente impotente. Se les multa pero se declaran insolventes y al día siguiente están en su puesto. Sólo tras reiteradas multas la policía puede denunciarles por desobediencia y llevarles al juzgado. Pero normalmente todo queda ahi.

El Ayuntamiento pide que haya más implicación por parte de la Fiscalía para tratar de acabar con este negocio ilegal. Miquel Dominguez, concejal de Policía afirma que, “Es cierto que hay y más que van a haber con el paro que hay. Estamos trabajando constantemente para solucionar el problema, pero nosotros llegamos hasta donde podemos“.

Si tras negarte a pagar a un gorrilla te encuentras dañado el coche, debes denunciar. Quizá por acumulación se pueda hacer algo.

Vía | Las Provincias
Foto | 20 Minutos

Artículos relacionados

0 comentarios en el artículo

  1. SO. ANDRÉS CASTELLANO MARTÍ.

    Opinar de temas que tocan la necesidad y la miseria humana es peliagudo, pues de inmediato quienes te leen lo hacen desde la perspectiva de la máxima bondad humanística, y que tu opinión pase dicha censura no es cosa fácil. Pero podemos para acallar voces criticas, empezar con el ejemplo de quienes se oponen a que los locos se les cure en siquiátricos, opinión mantenida mientras ellos no soportan a ninguno, pues de soportarlos piden su muerte; o los que se mantiene que a los enfermos crónicos se les debe mantener con vida, no siendo ellos los que padecen ninguna enfermedad crónica, pues de padecerla piden que alguien los mate; o los que mantienen en máximo humanismo que hay que repartir los bienes del trabajo, cuando ellos nunca han trabajado ni producido ningún bien.

    Pues lo mismo ocurre con los que en máximo humanismo defienden que todos los desheredados de la tierra vengan a Valencia y que aquí vivan, y en fantasía o inconsciencia cuando aquí llegan no les dan trabajo y esperan que sea la sociedad la que los amntenga.

    Y esa es la causa que llena nuestras calles y barrios de personas que han venido aquí atraídas por la engañosa proclama internacional de que aquí llueve el maná, encontrándose con la realidad de que incluso las gentes de aquí muchas han perdido su trabajo.

    Y una vez aquí ¿Qué ocurre? Pues que han de sobrevivir como sea, repitiéndose en la historia de Valencia lo ocurrido ya en el siglo XVII cuando se proclamó Cataluña independiente del Reyno Español y se anexionó al Reyno Francés, en cuyos acontecimientos todos los buscadores de fortuna se llegaban a esta nuestra ciudad en busca de la paga de los tercios que llegaron a reclutar 18000 hombres. Pero que terminadas la guerras y al quedarse sin paga, parte de ellos fueron un gran problema pues formaron un ejercito de bandidos viviendo de quienes trabajaban, y no había forma de vencerlos.

    Y eso es lo que pasa en nuestra ciudad, pues mientras los que llegaron y no encontraron trabajo fueron pocos, estos pasaron desapercibidos. Pero ahora que ya son miles y no es fácil el lograr ni trabajo ni sustento para ellos, formando un organizado ejército, mafioso ejército, que lejos de servir a la sociedad la extorsionan, sin que nadie sepa en que terminará todo, ni a que se dedicarán en el futuro dichas personas.

    Ya Inglaterra en el siglo XIX, promulgó una ley en donde cada condado, cada ciudad, debía de atender a sus necesitados y a sus enfermos; Y al necesitado por ley lo atendían sus conciudadanos. De ver mendigando a un ingles a este se le mandaba a las tierras inglesas de Australia. Valencia no hace esto y gracias a la bondad de las ONG que atraen y después no solucionan el problema de dar trabajo, Valencia está pasando a ser la Calcuta Europea, llena de parias a los que en humano nadie soluciona su problema.

    So. Andrés Castellano Martí. Gracias.

  2. Fabian

    He optado por que cada vez que voy a sacar mi coche de un sitio, yo mismo le hago señas a alguien que vaya a aparcar para que deje su coche donde voy a sacar el mío. Es algo así como desplazar al gorrilla haciendo nosotros su “trabajo” pero sin cobrar al que va a aparcar. Es solo cuestión de gastar unos segundos ya que seguramente habrá alguien tratando de encontrar sitio para aparcar.

    La gente les da dinero a los gorrillas por lástima o agradecimiento pero lo que la gente no ve es a estos inpresentables comprando litronas en el mercadona o el comsum más cercano.

  3. Belén

    Fabián, el riesgo es que enfades a algún gorrilla y te metas en un lío. Según están las cosas y sabiendo que muchos tienen una mafia detrás no se si es un riesgo asumible. Un saludo y gracias por dejarnos tu comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información