Se mantiene la ilusión

1 marzo 2010 por

A pesar del mal resultado, el Numancia sigue optando a los puestos de ascenso.
Numacia 1 Nástic 1.
El Numancia, a fuerza de dejar escapar puntos, parece empeñado en alejarse de la lucha por el ascenso. Menos mal que sus rivales directos no aprovechan la oportunidad de distanciarse. La derrota del Cartagena mantiene vivas las esperanzas del conjunto de Gonzalo Arconada en su lucha por los puestos de ascenso, a pesar del mal resultado del equipo ante el Nástic.

El Numancia, tras adelantarse en el marcado, dejó escapar en los Pajaritos dos puntos vitales para sus fines, en un partido marcado por las ausencias. Con siete bajas por cada equipo, los técnicos tuvieron que echar mano de la imaginación para configurar un once de garantía.

El Nástic comenzó llevando la iniciativa con dos acciones que pusieron sobre aviso a la zaga rojilla. En el primer cuarto de hora, Jorge y Redondo apunto estuvieron de inaugurar el marcador para el cuadro catalán, pero sus disparos salieron desviados.

Una pérdida de balón sería lo que cambiaría el encuentro. Dimas aprovechaba el pasillo libre que dejaron los defensas del Nástic para materializar un golazo desde veinticinco metros. Ya con el marcador a favor, el equipo soriano fue mejorando su juego.

El Numancia llegaba al área contraria con mayor facilidad y el balón fluía con rapidez. Con este panorama las ocasiones de aumentar la ventaja fueron sucediéndose aunque sin fortuna. Finalizando el primer tiempo, el Nástic tuvo la ocasión de igualar la contienda con un cabezazo de David Bouzá que Edu atrapó con autoridad.

El segundo periodo comenzó tal y como había concluido el primero. El Numancia manejaba el juego y el Nástic le perseguía a remolque. Pero una desafortunada jugada lo cambiaría todo. El árbitro señala una falta y el Nástic saca tan rápido que el contragolpe pilla de sorpresa a la defensa soriana, y quiso la fortuna que fuera precisamente el exrojillo Rubén Navarro el que enviara el balón a la red para igualar el encuentro.

Era el minuto 63 y la falta de atención del equipo había tirado por la borda todo el trabajo desarrollado hasta el momento. Arconada movió ficha buscando el revulsivo que llevara al Numancia a la victoria, y el equipo mejoró en ritmo e intensidad, pero le faltó precisión.

Los últimos minutos del encuentros fueron una locura, con el partido convertido en un “tuya y mía” que se asemejaba más al tenis que al fútbol, y en el que cualquiera se podía haber llevado la victoria. Pero el marcador ya no se movería. Reparto de goles y de puntos para los equipos, pero que al Numancia, por juego y por ambiciones, le sabe a muy poco.

Vía | Marca.

Artículos relacionados

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información