Los errores se pagan

18 enero 2010 por

El Numancia pierde ante el Villareal B en los últimos minutos del encuentro.
Villareal B Numancia.
Algunas derrotas son especialmente crueles, sobre todo, cuando llegan en los últimos estertores del partido, cuando la proximidad del final hace concebir la sensación de que ya se ha conseguido un botín, por pequeño que sea. Así estaba el Numancia, saboreando un valioso punto, cuando se encontró de bruces con la realidad, aquella que dice que los partidos no acaban hasta el final y que es precisamente en los últimos minutos cuando hay que extremar la precaución.

Quedaban solo dos minutos. Acechaba el Villarreal B y tras un rechace, el balón le llegó a Mussachio que sólo tuvo que empujar en la línea de gol ante la desesperación del equipo soriano, que se lamentaba de la desgracia con la que concluía un partido que merecía haber empatado.

Porque el partido fue equilibrado, sin que el Villarreal B mandara más de lo que hace un equipo en su terreno. El Numancia estuvo ordenado y sensato en su juego, eso sí, sin arriesgar demasiado, quedando a la expectativa de encontrar algún hueco y de poder sorprender en alguna contra, aunque Íñigo Vélez quedaba demasiado desasistido.

Pero poco a poco el Numancia dejó la cortesia inicial y comenzó a estirarse, sobre todo por la banda de Nano, donde el gallego estiró y alargó el campo con varias internadas. En una de esas, asistió impecablemente a Del Pino, pero éste no supo definir. Los de Gonzalo Arconada empezaron a sentirse cada vez más cómodos en el campo y llevaron la iniciativa ante un rival agazapado y que apenas llegaba hasta el área de Eduardo.

Jugando sus mejores minutos, el Numancia pudo cobrar ventaja, en una primorosa jugada de Iñigo Vélez que comenzó en una soberbia asistencia de Barkero. El ex jugador del Athletic se fue con habilidad de la defensa del Villarreal B pero cuando se encontró con Juan Carlos no supo como batirlo. Pero tras unos minutos de dominio, el Numancia se quedó sin ideas y cedió el protagonismo al Villarreal B, que volvió a emerger con fuerza para ser protagonista en el último cuarto de hora. Los de Garrido superaron entonces al Numancia y lo paralizaron en ataque, además de merodear el área de Eduardo con intención y alguna oportunidad de gol.

Mandó también el Villarreal B en la reanudación, con una mayor presencia en el centro del campo, superando en esa zona a un Numancia que no parecía capaz de reaccionar, demasiado estático y carente de profundidad. Marco Ruben estuvo a punto de adelantar al filial del Villarreal, pero Eduardo pudo evitarlo. Arconada puso en el campo a Mario Martínez para apuntalar el centro del campo y poco después a Goiria para buscar más remate. Pero el esquema no varió y los sorianos seguían a merced de un Villarreal B.

Más ambicioso, el equipo castellonense encontró su premio a poco para el final, cuando el Numancia ya se había olvidado de atacar, y Musacchio aprovechaba un rechace para batir a Eduardo y dejar al Numancia sin premio alguno. Esta derrota llega en el mejor momento del equipo, cuando había acumulado tres victorias consecutivas y no había recibido ni un solo gol en esos tres últimos partidos. La primera consecuencia de esta derrota es que el Numancia desciende a la cuarta posición. Se aleja de los puestos de ascenso, en favor del Cartagena, aunque únicamente le separa un punto con los murcianos.

Vía | Heraldo.

Artículos relacionados

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información