Bendito animal

18 enero 2010 por

La lluvia no pudo con la tradicional bendición de los animales en ‘San Miguel’.
Bendición de San Antón.
‘De los santos frioleros, San Antón es el primero’. El tiempo no quiso desmentir ayer al refranero, y además del frío propio del mes invernal, la lluvia débil pero permanente quiso acompañar durante toda la mañana la fiesta del patrón de los animales.

Pero la climatología no impidió que decenas de palentinos acudieran de nuevo a las puertas de la iglesia de San Miguel para que sus mascotas recibieran una bendición que, según la tradición, les garantiza un año de vida y buena salud.

Minutos antes de las doce del mediodía, cuando daba comienzo la misa en honor a San Antón, los soportales de la calle Doctrinos resguardaban de la lluvia a las primeras personas que acudieron con sus mascotas. Poco antes de la conclusión de la misa ya eran decenas y decenas las personas que restando importancia a la molesta lluvia, se decidieron a guardar cola para recibir la bendición por parte del párroco de San Miguel.

Y es que para muchos es ya todo un ritual acudir a la iglesia de San Miguel todos los 17 de enero para recibir la bendición del párroco, tal y como demuestra el hecho de que entre los allí presentes había una mujer que llevaba yendo más de 30 años, en esta ocasión acudía con su perra Luna que además, curiosamente, ayer cumplía 12 años.

La celebración de San Antón deja escenas muy curiosas en la capital palentina, además de un importante alboroto, ya que muchas de las mascotas con las que acuden no están acostumbradas a estar rodeadas de tanta gente y de otros animales, sean o no de su misma especie.

Los perros volvieron a ser las mascotas que más se pudieron ver en los entornos de San Miguel, aunque los palentinos también acudieron con hámster, pájaros e incluso conejos. En esta ocasión no hubo como en años anteriores ninguna excentricidad.

Los caballos volvieron a ser uno de los principales atractivos pero este año la palma se la llevaron los dos burros con los que acudió el conocido frutero Miguelín. Kiko y Karmele, de 10 y 8 meses, llamaron la atención de niños y grandes, como sucedió en Madrid cuando fueron protagonistas de la Cabalgata de Reyes.

Vía | Diario Palentino.

Artículos relacionados

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información