Marbella, el glamour convertido en ciudad

23 febrero 2013 por

Marbella
Cuando queremos imaginar una ciudad con el glamour de los vestidos de noche, los coches deportivos, las fiestas de la alta sociedad, y un largo etcétera de motivos, siempre nos trasladamos al extranjero. A lugares como Mónaco, París o Milán. Pero, en España, tenemos un rincón donde ese glamour lleva floreciendo varios años. Ese rincón se encuentra en la Costa del Sol. Ese rincón es Marbella.

La ciudad de Marbella (cuya traducción antigua es montaña con mucha agua) data de la época romana, la cual dejó en esta localidad huella a través de diferentes monumentos. En épocas posteriores, con los musulmanes y cristianos respectivamente, la ciudad comenzó a adquirir una diferente dimensión, llegando al siglo XIX con un motor económico basado, sobre todo, en la agricultura, el comercio y la pesca, y aterrizando en la segunda mitad del siglo XX como ciudad eminentemente turística y glamourosa.

Sí existe algo que es la marca representativa de Marbella es su climatología. El denominado Microclima consigue que la diferencia de temperatura, por ejemplo, entre Marbella y la capital Málaga (con sólo 70 kilómetros de distancia) sea importante. Gracias a ello, uno puede pasear por el paseo marítimo en una mañana de diciembre con casi veinte grados de temperatura.

Si hablamos de glamour, de lujo, de distinción, tenemos que hablar de, probablemente, la zona más emblemática de Marbella: el Puerto Banús. Esta zona es visitada a lo largo del año (sobre todo en verano) por millones de turistas de todo el mundo, que encuentran en este lugar una interesante oferta de ocio, de compras, de fiesta y de divertimento que alcanza grandes cotas en la época estival. Todo ello adornado con los impresionantes barcos del puerto y los modelos de vehículos como Bentley, Ferrari o Aston Martin.

Pero no sólo de glamour y de sol vive Marbella. Para los turistas, existe también una rica oferta cultural. Empezando por el Centro Cultural Cortijo Miraflores, edificio emblemático que data de 1704, y que alberga en su interior el Museo del Aceite, completa almazara de aceite con todo tipo de enseres y artilugios, y la Exposición de Arqueología (dentro del mismo museo), que recoge una visión de Marbella desde el Paleolítico Inferior a la Edad Moderna.

Otras visitas de interés están en los importantes yacimientos arqueológicos de la ciudad. Yacimientos como la Villa Romana de Río Verde, con restos de una villa hispano-romana. La Basílica Paleocristiana “Vega del Mar”, en la zona de Linda Vista (en el término de San Pedro de Alcántara), muestra de la Época Paleocristiana del siglo IV. O las Bóvedas y Termas Romanas que datan del siglo III y que fueron descubiertas en 1926.

En el casco histórico de Marbella confluyen la cultura con la gastronomía. A nivel cultural, destacamos el edificio del Ayuntamiento (del siglo XVI), el Museo del Grabado Español Contemporáneo (siglo XVI), la Parroquia de Nuestra Señora de la Encarnación o restos de un castillo árabe del siglo X, entre otros. Y ya que estamos por el casco antiguo, detenernos en los bares y restaurantes típicos de la zona para poder descansar y disfrutar de una fresca cerveza acompañada del pescaito frito o de la rica carne que se nos puede ofrecer en la zona.

Además de todo ello, un paseo por cualquiera de los puertos como el Deportivo o el de Marina la Bajadilla o por su diversidad de parques y jardines, como la Avenida del Mar o el Lago de las Tortugas, harán de nuestra estancia en Marbella un recuerdo imborrable.

Vía | wikipedia
Foto | flickr-Two Steps Behind

Artículos relacionados

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información