La celebración de la Semana Santa en Málaga

21 febrero 2013 por

Semana Santa
Aunque está denominada como la capital de la Costa del Sol, la ciudad de Málaga posee también un elenco de belleza arquitectónica, cultural e histórica muy digna de mención. Y uno de los momentos más esperados en la ciudad a lo largo de todo el año es la Semana Santa, donde, al igual que en otras ciudades andaluzas, el despliegue es verdaderamente espectacular.

Algo más de cuarenta hermandades se encargan de planificar todo lo relacionado con los pasos en los diferentes días de la Pasión. Desde el Domingo de Ramos, con la hermandad de la Policlínica o de la Salud, hasta el Jueves Santo, donde hermandades como la de la Santa Cruz, la Sagrada Cena o la Esperanza consiguen que las procesiones sean aplaudidas y admiradas por las miles de personas que se congregan en la ciudad para este evento.

A diferencia de la Semana Santa de Córdoba, por ejemplo, en Málaga el silencio y el recogimiento no son sus señas de identidad. La Semana Santa de Málaga se vive con otro tipo de sentimiento. Con alegría , con bullicio, con vítores y palmas, con cantos y saetas, que le dan un mayor colorido y vivacidad a esta especial Semana Santa. 

El pistoletazo de salida se da el Domingo de Ramos, con la procesión de la Pasión de Jesús, llegando a la tarde con el paso de la Virgen de las Lágrimas. El Lunes Santo, el trono de Jesús Cautivo hace madrugar a todo el mundo, realizando una parada en el Hospital de Málaga para conformación de los enfermos. Por la tarde, continúan los pasos con el Jesús de la Crucifixión, de la Columna o el de la Pasión, entre otros.

Durante la jornada del Martes Santo, se pueden contemplar los pasos de el Cristo de la Agonía o de la Virgen de la Esperanza, seguidos de la Sentencia, que está acompañado por el ejercito de tierra. Pero un evento que es tradicional en Málaga se produce durante la procesión de Jesús el Rico, durante el Miércoles Santo.

Esta tradición se basa en la liberación de un preso y data de la época de Carlos III. En esta celebración, un preso recibe el indulto, arrodillado delante del Cristo y siguiéndole, después, por todo el paso, tras haber sido bendecido, previamente, por Jesús el Rico mediante un brazo articulado que posee la imagen. Un acto histórico que produce el aplauso y la satisfacción de las miles de personas que se congregan en torno a él para demostrar su devoción.

El día grande de la Semana Santa, el Jueves Santo, se producen un sinfín de pasos entre los que destacamos el de la Virgen de la Paz, el Cristo de la Buena Muerte, llegando al momento cumbre con los colores morado y verde de la Virgen de la Esperanza, que se reune con el paso del Nazareno  para que este, finalmente, bendiga a todo el pueblo que se arrodilla ante su aparición, en uno de los momentos más esperados de todo la Semana Santa.

El Viernes Santo apreciamos los pasos más serios de toda la celebración. Pasos como el de la Redención, acompañado de música de capilla, el Santo Traslado y la Virgen de la Soledad, partiendo de la Iglesia de San Pablo, o el Cristo del Amor o del Santo Sepulcro, hacen honor a la solemnidad de este Viernes Santo en la ciudad de Málaga.

Finaliza la Semana Santa, el Domingo de Resurrección, con el Cristo Resucitado, poniendo colofón a un espectáculo inmejorable de pasión y alegría, de colores y respeto, en definitiva, de Semana Santa en toda su esencia para poder ser disfrutada por todo el mundo.

Vía | semanasantamalaga
Foto | flickr-boqueron

Artículos relacionados

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información