El mercado en llamas

11 enero 2010 por

Un incendio estuvo a punto de destruir el mercado de abastos de Ponferrada.
Bomberos frente al mercado.
Un incendio declarado en torno a las 13:15 horas de ayer estuvo a punto de provocar la destrucción del mercado de abastos de Ponferrada, una catástrofe que pudo ser evitada gracias a la rápida intervención de los bomberos, que se personaron en el lugar apenas 5 minutos después de que se detectara el fuego.

Según los propios bomberos, que utilizaron una cámara térmica para detectar el origen del incendio, todo parece indicar que el foco del mismo se localizó en el belén artesano de Macario, una instalación situada en el segundo piso y que, pese a que las fiestas navideñas ya han concluido, aún no había sido retirado.

El fuego destruyó totalmente el belén y se propagó al sistema de aire acondicionado del mercado de abastos, sistema que, a falta de una evaluación de daños más precisa, quedó seriamente afectado. El incendio del belén produjo densas nubes de humo que se propagaron por todo el espacio del mercado y que en los primeros momentos salieron de forma espectacular por las chimeneas de evacuación y por las juntas de la cubierta, haciendo pensar a los numerosos vecinos que ayer se concentraban en las proximidades del mercado que los efectos del incendio podían ser mucho más catastróficos de lo que fueron en realidad.

Con todo, y pese a que en un primer momento el alcalde de Ponferrada, Carlos López Riesco, que se desplazó rápidamente hasta el lugar, confiaba en que hoy se pudiera abrir al público el mercado, aunque solamente fuera la primera planta, la menos afectada, lo cierto es que dicha posibilidad quedó totalmente descartada ayer debido a los daños causados por el humo, daños que si bien no son muy costosos, obligarán a realizar concienzudas labores de limpieza de los sistemas generales y de los puestos de venta.

Otra de las circunstancias que hicieron que el fuego causara menos daños es que el segundo piso del mercado de abastos, aún tiene muchos puestos vacíos, en los que no hay equipamiento alguno y curiosamente, el belén ocupaba un espacio que no estaba rodeado de puestos de venta. En cualquier caso, la instalación eléctrica general del edificio funcionaba perfectamente, lo que descartaba en principio el cortocircuito como origen del fuego.

Los técnicos y la inspección dedicaron la mañana de hoy a evaluar todos los daños y las condiciones en las que se puede desarrollar la actividad de la venta al público de productos alimentarios, que es la que se lleva a cabo en el mercado, para ver qué trabajos de limpieza y acondicionamiento deben desarrollarse, porque algunos propietarios de puestos que ayer pudieron visitarlos confesaron que la suciedad provocada por el humo se había adueñado completamente del mercado de abastos.

Vía | La crónica.

Artículos relacionados

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información