Córdoba, tierra sultana y musa gitana

7 febrero 2013 por

Cordoba
“Soy cordobés. De la tierra de Julio Romero. El pintor de la musa gitana, Córdoba sultana, cuanto te quiero”. Así comienza el himno de una de las poblaciones de España y de Andalucía más fascinantes y hermosas que uno se pueda encontrar y que la convierten en visita obligada, al menos, una vez en la vida.

Me halaga enormemente estar al frente de este apartado de nuestro blog, fundamentalmente por que soy nativo de allí. Y ha sido una gran alegría el saber que no lo teníamos incluido, para poder ser el creador de su (espero) larga vida en el mismo. Van a perdonarme el carácter nostálgico que, probablemente, exponga con mis palabras. Pero me vienen a la mente muchos recuerdos de esta, mi tierra, que hace muchos años abandoné pero que no he olvidado.

Recuerdo haber recorrido la Barriada de Cañero para conocer el lugar donde mi padre vivía. Recuerdo las historias de mi padre sobre el servicio militar en el Cerro del Muriano. Recuerdo el camino que hacía por la Calle María Auxiliadora para llegar al Colegio Salesianos. O el paseo por la Avenida Barcelona para alcanzar el barrio de la Fuensanta (en otros tiempos, gran barrio) para visitar a mis abuelos.

Recuerdo haber atravesado el barrio de la Viñuela para poder comprar aquellas magníficas tartas de merengue de la pastelería Serrano. Recuerdo los churros con chocolate del bar Marta en la Calle Cruz Conde. Recuerdo estar en la Plaza de las Tendillas, contemplando el monumento al Gran Capitán Gonzalo Fernández de Córdoba.

Recuerdo haber disfrutado en la puerta del Cine Isabel La Católica o del Góngora, apreciando los enormes carteles que anunciaban los estrenos de cine en la sala. Recuerdo el trayecto por la Calle Gondomar que me llevaba al antiguo recinto ferial. Recuerdo haber visitado la Mezquita de Córdoba, sobre todo en verano, para aprovechar el fresco desprendido por sus maravillosos suelos de marmol.

Recuerdo la admiración que he sentido cada vez que he estado en el Palacio de Viana, en el Alcázar de los Reyes Cristianos o en el Barrio de la Judería. Recuerdo la larga Avenida del Brillante, que da acceso a una zona muy pudiente de Córdoba. Y recuerdo haber comido en el Restaurante Pizzaiolo, que en su momento averigué, se encontraba en el Libro Guinnes de los Records, con más de 400 variedades de platos.

Espero no haber molestado a nadie con este post de introducción, sobre todo por no haber nombrado a localidades de la provincia (maravillosas todas ellas que irán apareciendo en nuestra sección) pero no podía evitarlo. Necesitaba hacer este homenaje a mi tierra antes de convencerles a todos ustedes del porque de mis palabras. No tengan duda. No se arrepentirán. Visítenlo y lo sabrán.

“Soy cordobés, y a la orilla del Guadalquivir, tengo que poner un letrero, diciendo me muero, Córdoba por ti”

Foto | flickr-kevinpoh

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Enlaces a esta entrada

  1. La Mezquita de Córdoba, esencia de la arquitectura hispano-musulmana 11 febrero, 2013
  2. La celebración de la Semana Santa en Córdoba 21 febrero, 2013

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información