El Xerez cae en Alcorcón víctima de sus errores y de un lamentable arbitraje

16 octubre 2010 por

Oscar Díaz es frenando en falta por un defensa del Alcorcón

No es de recibo justificar totalmente una derrota en el árbitro, pero el que sufrió ayer el Xerez en Alcorcón fue clave en el signo definitivo del partido, tanto que hasta Juan Antonio Anquela, el técnico del equipo madrileño, lo reconoció así. El equipo de Javi López fue muy romo en ataque, y falló en defender a balón parado dos jugadas claves, pero aún jugando bien, poco se puede hacer ante un festival de pito como el de ayer.

La actuación del murciano Bernabé García fue para sacarlo a hombros del pequeño campo de Santo Domingo. Mientras no fue protagonista, el Xerez curiosamente dominaba y tuvo una clara ocasión en un balón peinado por Lombán que se fue alto. Pero a los 20 minutos, el colegiado transformó cualquier clase de forcejeo sobre Quini en falta, y el Alcorcón sacó así petroleo de cada balón largo.

Y en una de esas, en un nuevo piscinazo de Quini, llegó la falta inexistente de la que nació el primer gol del Alcorcón.Un falta botada por Samuel que nadie es capaz de sacar del área, y que Rubén Sanz terminó por enviar a gol tras 3 remates a portería. Muy tocado quedó el Xerez, que se durmió en otra jugada a balón parado y encajaba el 2-0, con un remate de cabeza de Quini tras un saque de esquina.

Fueron dos duros palos de los que no se repuso el Xerez, pero en una jugada aislada por el flanco izquierdo se provocaba un penalty por manos de Rueda, que además podría haber sido expulsado poeque evitó así que José Mari empujara el balón a gol. Sin embargo, el penalty no se pito y nadie sabe por qué, pues el asistente y el árbitro se encontraban perfectamente colocados para ver la jugada.

Y sólo un minuto después, con todo el equipo aún protestando la acción anterior, el mismo Rueda cae en el área xerecista y el árbitro pica, señalando un penalty existente, que acabaría transformando Quini, y amonestando a Redondo como infractor. A los jugadores de azul sólo les quedaba llevarse las manos a la cabeza, pues el Xerez pasó de meterse de nuevo en el partido a perderlo completamente por obra y gracia de un arbitraje nefasto.

Poco se puede destacar de una segunda mitad que sobró, salvo por el gol de Capdevila, que se estrenó así como xerecista. Con los cambios no mejoró el juego del Xerez, espeso y sin ideas, y se siguió sufriendo en la retaguardia con el trabajo sucio de Quini y el consentimiento del colegiado. Al final, Alcorcón 3 Xerez 1, cuarta derrota de los azulinos y otro palo más para enterrar las ilusiones que despertaron las 4 victorias consecutivas.

Artículos relacionados

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información