El Huesca da la sorpresa en Chapín y rompe la racha positiva del Xerez

10 octubre 2010 por

Mario Bermejo protesta al colegiado una jugada polémica en el Xerez - Huesca

Soñaba el Xerez con su quinta victoria consecutiva ante un Huesca que hasta ayer era uno de los peores equipos de la Liga Adelante, pues no conocía la victoria y sólo había anotado 2 goles en 6 jornadas. Sin embargo, el equipo oscense dio la sorpresa en Chapín y venció por un claro 1-3, rompiendo la racha positiva de los Javi López y dejando sin record de imbatibilidad al guardameta Lledó.

De inicio, el Xerez intentaba mantener la posesión del balón, pero el mal estado del césped no invitaba precisamente a ello. El Huesca, por su parte, salía con velocidad a la contra y se plantaba con facilidad ante la meta de Lledó, pues en la retaguardia del equipo azulino se echaba de menos algo de intensidad y contundencia. Sin embargo, el primer tanto visitante llegó en una jugada aislada y no en una contra.

El ariete Roberto controló un saque de puerta, se dio la vuelta y disparó desde 30 metros. El balón se colaba en la portería y más de uno de sus compañeros se llevaba las manos a la cabeza. Un error de Capi retrasando el balón, muy desdibujado el ex-bético en la tarde de hoy, regaló y permitió a Luis Helguera lanzar un gran pase por encima de la defensa para Roberto, y el ‘9’ del Huesca no falló el mano a mano ante Lledó.

En media hora y con dos golazos, el Huesca había dejado k.o. a un Xerez al que no le llegaban las ideas, con la lucha de José Mari como único argumento ofensivo. Precisamente el delantero sevillano, que forzó una tarjeta amarilla a Ochoa, fue derribado en el área por el mismo jugador antes del descuento. Lo que podría ser penalty y expulsión justo antes del descanso, quedó en nada, pues el colegiado hizo la vista gorda.

El mismo Ochoa protagonizó unas manos dentro del área y posteriormente un derribo a Mario Bermejo, ambas acciones punibles, pero Miranda Torres no procedió a señalar nada y Onésimo aprovechó para quitar del partido a su central titular que estaba siendo el gran problema de su equipo. Javi López buscó en el banquillo a su pupilo Héctor Font, y el mediocentro aprovechó su oportunidad marcando un bello gol y dirigiendo el juego azulino.

El Xerez creció con Font y recortó diferencias, pero un minuto después, la realidad golpeaba con dureza a Chapín, cuando David Bauzá empalmaba el rechace de un córner y la pelota quitaba las telarañas de la escuadra xerecista. Ahí murió el equipo de Javi López, que naufragó sin la aportación de Capi y Antoñito, un revulsivo que cada día revoluciona menos. Derrota y malas caras a la salida de Chapín, pues el Xerez dejó al trasluz una vez más todos sus problemas.

Artículos relacionados

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información