Granada 5 Xerez 0, vergüenza y humillación

30 octubre 2010 por

El ex xerecista Geijo remata sin oposición para conseguir un tanto para el Granada

Humillación, eso es lo que sufrió el Xerez Club Deportivo en el Estadio Los Cármenes de Granada. Vergüenza, lo que sintieron cerca del millar de aficionados desplazados a la ciudad nazarí y que vieron lo poco que ofreció su equipo y la falta de recursos de Javi López para reconducir situaciones cuando las cosas no se ponen de cara. Cinco goles encajó Lledó, en un partido que puede ser un punto de inflexión negativo.

Ante la baja de José Mari, Bermejo fue un islote desierto en ataque, y Héctor Font una balsa en busca del naufragio. Fabri, el técnico granadino, vio al Xerez partido en 3, y mandó presionar arriba a sus jugadores. En el banquillo visitante, Javi López no supo leer la situación y juntar las líneas pese a que su equipo era incapaz de conectar 3 pases seguidos y de superar el medio campo con el balón.

De una pérdida en esa parcela, nació el primer gol granadino, tras una rápida internada de Orellana que Geijo remataría a gol tras un rechace. Era el primero de la tarde, y el primero del ex-xerecista que dejó en pañales a la defensa azulina. En el minuto 34, el Granada prácticamente sentenciaba tras un saque de esquina peinado por Geijo en el primer palo y remachado a gol en el segundo por el defensa Iñigo López, con Lombán como testigo.

Hubo tiempo para más cosas antes del descanso. Primero, para que Geijo lograra el tercer gol aprovechando un regalo del meta Lledó y segundo, para que el ex-xerecista Orellana se ganara una tarjeta roja tan absurda como justa. En superioridad y con Antoñito en el campo, se esperaba que mejorara la imagen de un Xerez que sólo había lanzado una vez a portería en toda la primera mitad.

Si el medio Óscar Pérez no hubiera sacado bajo palos un remate de cabeza de Bermejo, quizá el partido hubiera cambiado, pero no fue así. Más bien al contrario, el Granada con 10 siguió tocando y bailando al Xerez y aumentó su renta en 2 goles más. De un corner inexistente, nació la jugada en la que Alex Geijo firmaría su hat-trick.

Tuvo Bermejo otra oportunidad de resarcirse, gracias a un riguroso penalty, pero ayer no era el día de nadie. Entre los olés del público local, Collantes lograría el quinto con un trallazo a la escuadra, un brillante colofón para una tarde mágica en Granada en la que el Xerez tocó fondo. El equipo azulino, cada vez que pierde, sale goleado y eso es un problema grande.

Artículos relacionados

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información