Cierre de locales en La Madrila, ¿A favor o en contra?

21 marzo 2012 por

La Madrila

La sentencia se anunciaba y ejecutaba hace unos días. La audiencia de Cáceres obligaba el cierre de ocho locales de ocio de la popular barriada de La Madrila, acusados de ser los principales responsables de la contaminación acústica de la zona. No era la primera vez que la asociación Cacereños Contra el Ruido denunciaba la situación. Llevaban varios meses intentando que se pusiera fin a las molestias y problemas que estaban sufriendo.

Los problemas denunciados por la asociación estaban más que claros: La música de los diferentes locales, en la mayoría de casos instalados al lado de sus casas, estaban provocando serias consecuencias en la salud de los vecinos. De esta forma, tenían que soportar ruidos en sus propios hogares que les impedían dormir, con todo lo que conlleva.

Gracias a la normativa de ocio proyectada hace unos meses, mediante la cual se obligaba a los locales a cerrar a una determinada hora, se intentaba paliar una parte del problema: Los horarios. Pero algunos pubs llegaban a aplicar un poco de picaresca en la misma. Así, existía un determinado número de negocios que no llegaban a cerrar a la hora convenida, o que abrían un tiempo después, cuando pasaba la prohibición.

Tampoco podemos olvidar los problemas encontrados en las licencias de los locales, las cuales, en algunos casos, ni siquiera daban permiso a la actividad se estaba ejecutando en el interior de los bares.

Durante una temporada, el ayuntamiento de la ciudad decidía poner coto a todas estas irregularidades aumentando la presencia policial en la zona y multando a todos aquellos empresarios que osaban saltarse la normativa vigente. También se llegaba a la decisión de cerrar la Plaza de Albatros al tráfico para evitar que los coches pudieran entrar y ocasionar más ruido. Sin embargo, después entraba en juego la prohibición de fumar dentro de los negocios, lo que hizo que la gente saliera a la calle y provocara aún más ruido del que hacían los propios vehículos.

La Madrila

La situación se transformaba en algo un poco peliagudo. Por un lado, los coches no podían entrar en la zona para no provocar ruido, pero por otro eran los propios clientes los que salían a la calle y emitían gritos que molestaban a los que vivían cerca. A todo eso había que añadir la música de los negocios, que en muchas ocasiones llegaba hasta la calle.

Finalmente, nos situamos en el primer trimestre de 2012, cuando la audiencia de Cáceres ha ordenador el cierre cautelar de ocho locales de ocio de La Madrila. Al parecer, tampoco existe recurso hasta que los tribunales tomen una decisión sobre el asunto, algo que podría llevar varios meses. En un principio, la decisión es temporal hasta que se aclare la situación pero, en el caso de que el tribunal dictamine que los locales son los responsables del ruido, estos quedarán cerrados para siempre.

Así, desde el pasado Lunes día 12, los locales Latinos, La Cuerda, Pasadena, Down, Barroco, Maquiavello, La Belle y Submarino se encuentran cerrados al público. Incluso se podría decir que los empresarios de la zona se encuentran ante una situación desesperada, ya que sus negocios se encuentran clausurados hasta que se decida la resolución final.

Hace unos días, desde las redes sociales se llegaban a convocar diversas manifestaciones para que los bares abriesen de nuevo y los trabajadores llegaban a reunirse en la calle para llamar la atención y que les dejasen abrir pero, por el momento, la situación se encuentra en un limbo del que no se sabe su final.

Desde la asociación Cacereños Contra el Ruido ya se ha admitido que se encuentran muy contentos con la sentencia y que quieren que se respete su derecho al descanso. Pero hay mucha gente que no se muestra muy de acuerdo con ellos. No en vano, se ha cortado una de las principales zonas de ocio de la ciudad.

La Madrila

Mientras que algunas personas se encuentran a favor de los cierres debido a que la normativa de ruido tiene que respetarse, otros comentan que los locales deberían re-abrirse cueste lo que cueste. Hay opiniones para todos los gustos.

Por el momento, los empresarios propietarios de los bares cerrados ya han mantenido una reunión con Elena Nevado, alcaldesa de la ciudad, en la que han comentado la situación y han intentado poner una solución a la situación que están viviendo. Cada hora que los locales están cerrados se pierde una importante suma de dinero (En algunos casos, incluso se habían llegado a realizar obras de acondicionamiento para evitar estos problemas), pero la sentencia es firme y no parece que vaya a cambiar. Sin embargo, Nevado ya ha ofrecido su apoyo a los comerciantes, a la vez que ha comunicado que deben respetar la decisión del juez.

Parece que los próximos días serán cruciales para saber el futuro de La Madrila.

Y vosotros, ¿Qué pensáis al respecto?, ¿Se deberían re-abrir los locales o, por el contrario, se debería respetar la normativa de ruido?, ¿Es necesaria alguna alternativa destacable de ocio en la ciudad?

Artículos relacionados

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información