Los japoneses no ceden

26 marzo 2010 por

La dirección de Nissan anuncia la extinción de 150 puestos de trabajo.
Factoría Nissan de Ávila.
Las últimas reuniones mantenidas entre sindicatos y la dirección de la factoría Nissan no han obtenido su fruto. Los japoneses, manteniendo la intención de reducir la plantilla hasta los 500 trabajadores, han anunciado la presentación de un expediente de extinción de empleo a la vuelta del parón de Semana Santa.

Este ERE afectará a una centena y media de trabajadores de la factoría que, según informaba el director de Recursos Humanos de Nissan en Ávila, Alfredo Castaño, «Se intentará que las bajas no sean traumáticas».

De esto modo, la dirección plantea que 85 de las bajas sean prejubilaciones, y las otras 65 como bajas incentivadas, «pero de no conseguirlo, se aplicará el expediente de extinción y hará los despidos correspondientes», aclaró Castaño.

En este sentido, los representantes de los trabajadores mostraban su preocupación por la inflexible postura de los directivos de la marca nipona. José Manuel Villacastín, portavoz del comité de empresa, calificó el anuncio de «paso atrás» y «mala noticia», porque «viene a confirmar que si no salen esos 65 voluntarios, algo que se ve más que probable, su intención es despedir».

«Esperaremos hasta que se presente el expediente para mostrar nuestra postura», anunció Villacastín. Se fija el 5 de mayo como fecha tope para la toma de decisiones, dado que este es el día fijado para que la Junta de Castilla y León apruebe o rechace el documento presentado por el alto mando de Nissan.

El fabricante japonés presentó la semana pasada al comité de empresa el plan industrial «Ávila Challenge», con propuestas para la viabilidad de la planta como la fabricación de dos motores en el 2011 y el 2012 y la llegada, aún sin fecha de un nuevo vehículo.

Según la dirección, para que este plan pueda llevarse a cabo, la factoría que cuenta en la actualidad con 650 empleados, debe fijar su número en 500. Los representantes legales de los trabajadores por su parte, han intentado sin éxito fijar este número en 550, para que así las bajas voluntarias incentivadas se redujeran tan solo a 15. Probablemente alguno de los trabajadores que pierdan su puesto tendrá tiempo para pasar unas merecidas vacaciones en hoteles en Marrakech.

Vía | Diario de Ávila.

Artículos relacionados

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información